martes, 17 de noviembre de 2015

Actividades básicas de la vida diaria

Son las tareas más elementales de la persona. Las que le permiten desenvolverse con un mínimo de autonomía e independencia, tales como: el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, orientarse, entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas. Son actividades todas ellas ligadas a la dependencia personal y cuando no se pueden cumplir por parte de las personas dependientes es que necesitan ayuda en los términos que describimos y que establece la LAPAD.
En toda demencia, independiente de su etiología, se ven afectadas las habilidades cognitivas, se altera la conducta y se pierde progresivamente la funcionalidad, entendiendo por esta última aquella capacidad para cumplir o realizar determinadas acciones, actividades o tareas  de la vida diaria y de diversa complejidad en su ejecución.  Si establecemos una clasificación podemos dividir estas tareas en:
  • Las Actividades de la Vida Diaria (AVD) son  las  del desenvolvimiento dentro de la vida personal y social y que empiezan a verse alteradas con la  aparición de la enfermedad.
  • El comportamiento de la persona ante las mismas que tiene que ver con componentes como el psicológico y la personalidad desarrollada por cada persona durante toda su vida.
  • El apartado social que es quizás uno de los primeros que se deterioran. El enfermo empieza a darse cuenta de que sus comportamientos y actuaciones no encajan con lo establecido socialmente y padece por ello. Es consciente inicialmente de sus actos y empieza a sentir sentimientos de incompetencia y pérdida de control y, con ello, aparece el sentimiento de frustración. Esto afectará posteriormente a sus componentes psicologicos y conductuales. 
Globalizando podemos decir que las Actividades de la Vida Diaria son todo lo que hace una persona con su vida, actuaciones, comportamientos, vida social… Por establecer una clasificación en las mismas se suelen agrupar a tres niveles de actuación: las actividades básicas; las  instrumentales  y las más avanzadas.
Actividades Básicas de la Vida Diaria. Al clasificarlas podemos decir que son las destinadas al cuidado del propio cuerpo y entre las mismas se pueden citar:
  • Higiene y arreglo personal.
  • Baño y ducha.
  • Aseo e higiene en el inodoro.
  • Vestido – desvestido.
  • Alimentación – comer.
  • Movilidad funcional.
  • Cuidado de los productos de apoyo.
  • Actividad sexual. 

Actividades Instrumentales de la Vida Diaria son las que tienen que ver con la interacción con el entorno. Son las más complejas y las primeras que normalmente se delegan en otras personas:
  • Cuidado del hogar u otros componentes del mismo (otras personas discapacitadas, enfermos, niños, mascotas).
  • Uso de dispositivos de comunicación como el teléfono.
  • Dificultades para la movilidad en el entorno o en la comunidad en la que ha vivido igual durante toda su vida, empleo de autobuses para dicha movilidad, etc.
  • Administración económica, hacer compras, capacidad de elección de productos y manejo del dinero y el propio patrimonio.
  • Realizar los cuidados apropiados para su propia salud, alimentación, toma de medicamentos…
  • Procedimientos de seguridad y respuestas en casos de emergencia
Actividades Avanzadas de la Vida Diaria. Para el paciente quizás son las más complejas y tienen que ver con:
  • El trabajo.
  • Descanso y sueño.
  • Educación.
  • Organizarse el ocio y tiempo libre.
  • Participación social.
Esta limitaciones funcionales son progresivas y afectan a la calidad de vida e incluso incrementan el riesgo de mortalidad del paciente con demencia. La medición de la función es una parte esencial de la práctica clínica y se ha ido constituyendo en uno de los principales objetivos en la evaluación de intervenciones en demencia.  
Para conocer más sobre esta materia recomendamos acudir a la pestaña de este blog “Demencia fases y escalas”; en especial al Índice de Katz, una de las escalas de dependencia más utilizadas.