miércoles, 18 de noviembre de 2015

Centros residenciales

Ofrecen una atención integral y continuada, de carácter personal, social y sanitario. El servicio se presta en centros residenciales públicos o acreditados, teniendo en cuenta la naturaleza de la dependencia, grado de la misma e intensidad de cuidados que precise la persona dependiente. 

Las residencias pueden tener carácter permanente, cuando el centro residencial es la residencia habitual de la persona, o temporal, cuando se atiendan estancias temporales de convalecencia o durante vacaciones, fines de semana y enfermedades o períodos de descanso de los cuidadores no profesionales.
Desde el plano biopsicosocial los centros residenciales ofrecen servicios continuados de carácter personal y sanitario. El servicio se presta en los centros residenciales habilitados al efecto, según el tipo de dependencia, grado de la misma e intensidad de cuidados que precise la persona. Lo ofrecen las Administraciones Públicas (AAPP) en centros propios y concertados. La intensidad del servicio de atención residencial estará en función de los servicios del centro que precisa la persona con dependencia, de acuerdo con su programa individual de atención (PIA).
La comunidad autónoma o la Administración que, en su caso, tenga la competencia determinará los servicios y programas de los centros para cada grado de dependencia.
El servicio de estancias temporales en centro residencial estará en función de la disponibilidad de plazas del SAAD en cada comunidad o ciudad autónoma y del número de personas en situación de dependencia atendidas mediante cuidados en el entorno familiar.

Intensidad del servicio
La intensidad se plantea teniendo en cuenta el grado de dependencia que plantea la persona dependiente y la necesidad de cuidados que precise. La intensidad de los servicios de atención residencial la define el artículo 10 del RD 1051/2013. En ese sentido indica:
Que el servicio debe ofrecer una atención integral y continuada, de carácter personal, social y sanitario. Que podrá prestarse en centros residenciales, públicos o acreditados, teniendo en cuenta la naturaleza de la dependencia, grado de la misma e intensidad de cuidados que precise la persona.
La intensidad puede tener carácter permanente, cuando el centro residencial sea la residencia habitual de la persona en situación de dependencia, o temporal, cuando se atiendan estancias temporales de convalecencia o durante vacaciones, fines de semana y enfermedades o períodos de descanso de los cuidadores no profesionales.
El servicio de atención residencial debe ajustar los servicios y programas de intervención a las necesidades de las personas en situación de dependencia atendidas y la intensidad del servicio estará en función de los servicios del centro que precisa la persona con dependencia, de acuerdo con su programa individual de atención (PIA).
La comunidad autónoma o la Administración que, en su caso, tenga la competencia determinará los servicios y programas de los centros para cada grado de dependencia.
En el caso de servicios de estancias temporales se ofrecen en función de la disponibilidad de plazas del SAAD en cada comunidad o ciudad autónoma y del número de personas en situación de dependencia atendidas mediante cuidados en el entorno familiar.