miércoles, 18 de noviembre de 2015

Derechos y obligaciones de las personas dependientes

El principal derecho es poder acceder, en condiciones de igualdad, a las prestaciones y servicios previstos por la Ley, con independencia del lugar del territorio donde se resida. Además, disfrutar de todos los derechos establecidos en la legislación vigente y, con carácter especial, de los siguientes:
  • Los derechos humanos y libertades fundamentales, con pleno respeto de su dignidad e intimidad.
  • A recibir información completa y puntual en todo lo relacionado con su situación de dependencia.
  • A ser advertido de si los procedimientos que se le apliquen pueden ser utilizados en función de un proyecto docente o de investigación, siendo necesaria la previa autorización, expresa y por escrito, de la persona en situación de dependencia o quien la represente.
  • La confidencialidad en la recogida y el tratamiento de sus datos, de acuerdo con la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.
  • A participar en la formulación y aplicación de las políticas que afecten a su bienestar, ya sea a título individual o mediante asociación.
  • A decidir, cuando tenga capacidad de obrar suficiente, sobre la tutela de su persona y bienes, para el caso de pérdida de su capacidad de autogobierno.
  • A decidir libremente sobre el ingreso en centro residencial.
  • Al ejercicio pleno de sus derechos jurisdiccionales en el caso de internamientos involuntarios, garantizándose un proceso contradictorio.
  • Al ejercicio pleno de sus derechos patrimoniales.
  • A iniciar las acciones administrativas y jurisdiccionales en defensa del derecho que reconoce la Ley. En el caso de los menores o personas incapacitadas judicialmente, estarán legitimadas para actuar en su nombre quienes ejerzan la patria potestad o quienes ostenten la representación legal.
  • A la igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal, en cualquiera de los ámbitos de desarrollo y aplicación de esta Ley.
  • A no sufrir discriminación por razón de orientación o identidad sexual.