jueves, 19 de noviembre de 2015

Fraude en la dependencia, Infracciones y sanciones (Artículo 42 de la LAPAD)

La LAPAD dice que las Administraciones Públicas velarán por la correcta aplicación de los fondos públicos destinados al Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, evitando la obtención o disfrute fraudulento de sus prestaciones y de otros beneficios o ayudas económicas que puedan recibir los sujetos que participen en el Sistema. Por tanto, indica que se establecerán medidas de control destinadas a detectar y perseguir tales situaciones.
También indica que podrán ser sancionadas por hechos constitutivos de infracción administrativa las personas físicas o jurídicas que resulten responsables de los mismos.
Se consideran autores de las infracciones a quienes realicen los hechos fraudulentos por sí mismos, conjuntamente o a través de persona interpuesta.
Tendrán también la consideración de autores quienes cooperen en su ejecución, mediante una acción u omisión, sin la cual la infracción no hubiese podido llevarse a cabo.
Constituye infracción:
  • Dificultar o impedir el ejercicio de cualquiera de los derechos reconocidos en la LAPAD.
  • Obstruir la acción de los servicios de inspección.
  • Negar el suministro de información o proporcionar datos falsos.
  • Aplicar las prestaciones económicas a finalidades distintas a aquellas para las que se otorgan, y recibir ayudas, en especie o económicas, incompatibles con las prestaciones establecidas en la presente Ley.
  • Incumplir las normas relativas a la autorización de apertura y funcionamiento y de acreditación de centros de servicios de atención a personas en situación de dependencia.
  • Tratar discriminatoriamente a las personas en situación de dependencia.
  • Conculcar la dignidad de las personas en situación de dependencia.
  • Generar daños o situaciones de riesgo para la integridad física o psíquica.
  • Incumplir los requerimientos específicos que formulen las Administraciones Públicas competentes.
Clasificación de las infracciones (Art. 44 de la LAPAD):
  • Leves, graves y muy graves.
  • Se mantendrán criterios para sancionar como el riesgo para la salud, gravedad de la alteración social producida por los hechos, cuantía del beneficio obtenido, intencionalidad, número de afectados y reincidencia.
Infracciones leves se considerarán las infracciones tipificadas de acuerdo con el artículo 43, cuando se hayan cometido por imprudencia o simple negligencia, y no comporten un perjuicio directo para las personas en situación de dependencia.
Infracciones graves las tipificadas de acuerdo con el artículo 43, cuando comporten un perjuicio para las personas, o se hayan cometido con dolo o negligencia grave. También tendrán la consideración de graves, aquellas que comporten cualesquiera de las siguientes circunstancias:
  • Reincidencia de falta leve.
  • Negativa absoluta a facilitar información o a prestar colaboración a los servicios de inspección, así como el falseamiento de la información proporcionada a la Administración.
  • Coacciones, amenazas, represalias o cualquier otra forma de presión ejercitada sobre las personas en situación de dependencia o sus familias.
Infracciones muy graves serán todas las definidas como graves, siempre que concurran alguna de las siguientes circunstancias:
  • Que atenten gravemente contra los derechos fundamentales de la persona.
  • Que se genere un grave perjuicio para las personas en situación de dependencia o para la Administración.
  • Que supongan reincidencia de falta grave.
Se produce reincidencia cuando, al cometer la infracción, el sujeto hubiera sido ya sancionado por esa misma falta, o por otra de gravedad igual o mayor o por dos o más infracciones de gravedad inferior, durante los dos últimos años.