lunes, 16 de noviembre de 2015

Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD)

La Ley de Dependencia (en adelante LAPAD) regula los procedimientos para la declaración de las personas dependientes y los beneficios a los que pueden acogerse tras ser reconocidas como tales. Para organizar estas cuestiones, la LAPAD crea un Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), que es el que fija las condiciones básicas de acceso a al reconocimiento y declaración de la dependencia. Lo hace bajo la garantía y condiciones de igualdad de todos los españoles ante la Ley.
Bajo el paraguas del SAAD participan y colaboran todas las Administraciones Públicas en las cuestiones que atañen a la dependencia y lo hacen todas ellas bajo la garantía de la Administración General del Estado (AGE).
El fin último del SAAD es pues garantizar a las personas dependientes las condiciones básicas y el contenido común a que se refiere la LAPAD. Sirve de cauce para la colaboración y participación de las Administraciones Públicas en el ejercicio de sus respectivas competencias y trata de optimizar los recursos públicos y privados disponibles, contribuyendo con ello a la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos dependientes.
La LAPAD establece que los servicios y prestaciones se integran en la Red de Servicios Sociales de las respectivas CCAA, y son ellas las que cuentan con competencias plenas en materia de dependencia. Además, establece que “ El Sistema (SAAD) se configura como una red de utilización pública que integra, de forma coordinada, centros y servicios, públicos y privados".
La red de centros está formada por los centros públicos de las Comunidades Autónomas y de las Entidades Locales; los centros de referencia estatal para la promoción de la autonomía personal y para la atención y cuidado de situaciones de dependencia; y los privados concertados, debidamente acreditados. La integración en el SAAD de los centros y servicios no supone alteración alguna en el régimen jurídico de su titularidad, administración, y dependencia orgánica.
El SAAD es, por tanto, el órgano que garantiza las condiciones básicas y el contenido común a que se refiere la LAPAD para todas las personas dependientes y se configura como una red de utilización pública que integra, de forma coordinada, centros y servicios, públicos y privados.