sábado, 26 de diciembre de 2015

Solicitud del reconocimiento de la dependencia

La solicitud puede hacerse por parte de la persona interesada o sus representantes legales. Se presenta ante el órgano gestor de los servicios sociales de la CCAA en la que reside el demandante.
En la solicitud, el demandante pide que le valoren y reconozcan si se trata de una persona que tiene dependencia, el nivel de la misma y la ayuda o servicio social que le corresponde en función del diagnóstico. 
Tras la solicitud, la Administración Autonómica llevará a cabo todos los procedimientos necesarios para el reconocimiento y emitirá una resolución en la que se determinará el grado de dependencia y los servicios y prestaciones que le corresponden al solicitante (PIA). La resolución tendrá validez en todo el territorio del Estado (artículo 28 de la LAPAD).
Plazos para la solicitud y la resolución
El procedimiento se inicia desde el momento en el que se cursa la solicitud, que puede ser por parte de la persona interesada o su representante o representantes legales. Pueden hacerlo cuando lo consideren oportuno y siguiendo los requisitos que marca su CCAA, que es la que dispone de competencias en la materia.
Las CCAA están obligadas a actuar dentro de los plazos que marca la Ley. El plazo máximo entre la fecha de entrada de la solicitud y la de la resolución de reconocimiento o no de la prestación es de seis meses como máximo.
La ley indica que la resolución del reconocimiento de dependencia en los menores de tres años se dictará en un plazo máximo de treinta días naturales.
Pueden solicitar el reconocimiento de dependencia las personas que se hallen dentro de alguno de los siguientes colectivos:
  • Españolas/es: tanto las/os de origen como por residencia.
  • Extranjeras/os: que residan legalmente en España.
  • Menores de edad: personas españolas o extranjeras que tengan menos de 18 de años. Si tienen menos de 5, la residencia se exige a quien ejerza su guarda y custodia.
  • Personas emigrantes retornadas.
Tras resultar reconocida la dependencia, la resolución se concreta en el Programa individual de atención (PIA). En él se dicta el Grado y las necesidades de prestaciones y servicios que precisa el paciente.
Si el solicitante no está de acuerdo con la resolución, puede recurrirla alegando disconformidad con la misma. El recurso se realiza en su tramitación inicial vía administrativa. La persona interesada puede interponer recurso potestativo de reposición ante el mismo órgano que dictó la resolución, en el plazo de un mes, a contar desde el día siguiente al de su notificación, o puede impugnarla directamente ante el orden jurisdiccional contencioso administrativo en la forma y plazo previstos en la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa.
La presentación del recurso no suspenderá el procedimiento para hacer efectivos los servicios y/o prestaciones económicas reconocidos, salvo petición expresa de las personas interesadas o, en su caso, de quien ostente su representación.
Contra las resoluciones que no pongan fin a la vía administrativa, los interesados podrán interponer recurso de alzada ante el órgano superior jerárquico del que la dictó, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su notificación.
Revisión del grado de dependencia y del PIA
La revisión puede realizarse por varias razones, tal y como establece el artículo 30 de la LAPAD en atención a:
  • Mejoría o empeoramiento de la situación de dependencia.
  • Error de diagnóstico o en la aplicación del correspondiente baremo.
Puede solicitar la revisión del Programa Individual de Atención PIA:
  • La persona interesada o sus representantes legales.
  • Puede ser también de oficio, en la forma que determine y con la periodicidad que prevea la normativa de las Comunidades Autónomas.
  • Con motivo del cambio de residencia a otra Comunidad Autónoma.
¿Quién puede solicitar la revisión del grado de dependencia y por qué?
El grado de dependencia reconocido es revisable a instancia del interesado, de sus representantes o de oficio, por algunas de las causas siguientes:
  • Mejoría o empeoramiento de la situación de dependencia.
  • Error de diagnóstico o en la aplicación del correspondiente baremo.
El Consejo Territorial de Servicios Sociales y del SAAD ha acordado incorporar como criterios básicos de revisión los siguientes:
  • Cuando por el propio proceso evolutivo, la adaptación a nuevas situaciones, la aparición de nuevas medidas terapéuticas, o la estabilización, pudieran producir un cambio en la situación de dependencia valorada.
  • Cuando se determina en el dictamen un plazo máximo para una primera revisión y cuando el órgano de valoración indique la conveniencia de incorporar productos de apoyo o medidas de mejora de la accesibilidad del entorno entre los cuidados que pueda requerir la persona en situación de dependencia.
  • El grado de dependencia reconocido será revisable a instancia de la persona interesada cuando acredite la concurrencia de agravamiento de carácter permanente.
¿Pueden ser revisadas las prestaciones de atención a la dependencia?
El artículo 30 de la LAPAD establece que estas prestaciones pueden ser modificadas o extinguidas por:
  • Variación de la situación personal del beneficiario.
  • Variación de los requisitos establecidos para su reconocimiento.
  • Incumplimiento de las obligaciones de la Ley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario